hola.com

 

Destinos exóticos


29
octubre 15

Viaje a Río de Janeiro: ¡La vida es samba!

Hace un par de semanas que regresé de Río de Janeiro. Era una de las ciudades que más me apetecía conocer desde hacía tiempo y mi primera toma de contacto fue con Brasil. Aunque mi estancia duró una semana, es muy factible visitar la ‘cidade maravilhosa’ en menos días, intensos, eso sí. Curiosamente, y al contrario de lo que sucede con otras ciudades de su categoría, en Río no hay mucho que ver, hay mucho que disfrutar, pero no es una ciudad de agenda donde te pases el día de un lado para otro. Y esto a veces se agradece, ¿verdad?

Casa MosquitoBien, ya estoy aquí, ¿qué visitar en Río de Janeiro?

IMG_9628Entre los imprescindibles de Río de Janeiro se encuentran, claro, el Cristo del Corcovado y el Pan de Azúcar, dos de los símbolos cariocas más universales. Mi consejo es que aproveches el primer día soleado que tengas para visitar ambos, ya que aunque en Río hace generalmente buen tiempo, suele estar cubierto por una especie de niebla o nubes altas que te estropearán lo mejor de todo, las imponentes vistas desde las alturas.

Acceder a ambos, a pesar de estar en direcciones opuestas, no puede ser más sencillo; toma un taxi hasta el destino (siempre uno de los amarillos, están por todas partes, son muy baratos y completamente seguros). La entrada al Pan de Azúcar cuesta unos 17€ y el ascenso está dividido en dos tramos no aptos para cardíacos ni personas con vértigo, como yo, que tuve que hacer grandes esfuerzos por mantener los ojos abiertos. En el primer nivel tienes varios restaurantes, tiendas, muchos turistas y unas impresionantes vistas de la ciudad, que aún mejoran cuando a bordo del segundo teleférico llegas hasta la cima. Realmente impresionante. En el caso del famoso Cristo del Corcovado, la mejor opción es subir a bordo del tren, aunque también hay varios transfer en bus que ofrecen sus servicios en la estación ferroviaria porque muchas veces se organizan colas enormes y hay que esperar bastante.

La entrada cuesta unos 12€, tren incluido, en un trayecto de unos 20 minutos. El mayor símbolo de la ciudad luce unos impresionantes 30 metros de altura y el orgullo de ser la estatua art decó más grande –y famosa- del mundo. Antes de bajar, haz un alto en el camino en la cafetería que encontrarás al lado de las escaleras y coge aire tomándote uno de los mejores zumos de mango que encontrarás en Río de Janeiro.

Ipanema-BlogBonvoyage

A lucir tipazo, ¿qué sería de Río de Janeiro sin sus extraordinarias playas?

Copacabana, Ipanema y Leblón son las tres playas más representativas de Río siendo la primera de ellas –y ustedes me perdonarán por el topicazo- la que más me gustó. A pesar de la eterna lucha entre ellas sobre cuál es la que está más de moda, a mí me enamoró completamente la media luna de Copacabana y resultó un verdadero placer recorrer sus más de 4 ParqueLagedefkilómetros de longitud por la orilla caminando (no sin hacer un alto en el camino para disfrutar de una caipiriña en cualquiera de los garitos que encuentras por toda la playa mientras suenan los primeros acordes de una bossa nova).

Si estás pensando en viajar a Río de Janeiro y tienes una guía en tus manos, verás que uno de los lugares imprescindibles que recomiendan visitar es el fabuloso Jardín Botánico. Desde luego que lo es, pero sin intención alguna de desmerecerlo, yo me quedo con el Paque Lage, más pequeño, igualmente exótico y, atención, con un café en su interior perfecto para un brunch en fin de semana. Además, siempre suele haber exposiciones de arte contemporáneo en su edificio principal. Y tienen wifi, que es de agradecer (es la foto que podéis ver arriba a la izquierda)

Para curar el jet lag ¿dónde dormir en Río de Janeiro?

Casa MosquitoRío de Janeiro puede presumir de poseer una excelente planta hotelera. Muchas de la cadenas más importantes del mundo están aquí, generalmente en enormes edificios que copan la primera línea de playas como Copacabana o Ipanema. Si buscas algo más pequeño y personalizado que te permita medir el pulso a la ciudad, haz como yo y apuesta por un boutique hotel. En mi caso visité dos de los más importantes, el primero por nuevo, Casa Mosquito, y el segundo por la fama que le precede, Mama Ruisa. Ambos, con muchas similitudes y muchas diferencias, me encantaron. De Casa Mosquito me quedo con su céntrica ubicación, su trato personalizado y sus imbatibles desayunos que me hacían comenzar el día enfundada en un “buenrollismo” que no era normal. Además, la piscina de su azotea es una de las más bonitas y sexys de la ciudad. ¡Y solo 9 habitaciones!

MamaRuisaMama Ruisa responde a un estilo entre lo kitsch y lo naíf, es más como dormir dentro de una casa que bien podría ser –y lo ha sido- portada de revista. De esas que miramos y suspiramos en plan, ¿pero estas casas de verdad existen? Sólo tiene 8 habitaciones y puede que sus desayunos no sean tan inspiradores como los de Casa Mosquito, pero su ubicación, en el bohemio barrio de Santa Teresa, es perfecta para visitar la cara menos comercial (y un poquito más peligrosa) de Río de Janeiro. Desde el hotel Mama Ruisa se puede ir caminando, por ejemplo, hasta la famosa Escadaria Selarón, la escalera que el artista chileno Jorge Selarón vistió de coloridos mosaicos y cuya visita no hay que perderse en Río de Janeiro.

El ritmo en las venas, ¿cuál es el mejor lugar para escuchar samba?

Para escuchar, para bailar y sobre todo para divertirse, hay que ir a Carioca da Gema, el local más mítico de la ciudad. Cuentan con una interesante programación musical y aquí los conciertos no se escuchan, se sienten y se bailan y no será difícil que en la pista te agarre cualquier brasileño para enseñarte cuatro pasos de baile. Déjate llevar, el ambiente es buenísimo en este lugar donde bailan hasta los camareros mientras sirven las riquísimas caipiriñas. Y si alguien te recomienda Rio Scenarium bien, pero Carioca da Gema es mucho más auténtico y más bonito, ya que rezuma cierto aire neoyorkino con sus paredes de ladrillo visto (ver vídeo al final).

Aprazivel-BlogBonvoyage

Vale, tenemos hambre. ¿Dónde comer en Río de Janeiro?

Confieso que, oh no, la gastronomía me decepcionó un poco en Río de Janeiro. Todo estaba muy bueno, pero no encontré nada diferencial que me hiciera perder el sentido (las caipiriñas no cuentan en este caso). Uno de los restaurantes de moda de la ciudad es Bazzar, donde reservé una mesa para mi última noche en la ciudad a modo de: “habrá que despedirse por todo lo alto”. Y hombre, el local es muy bonito, moderno y con un ambiente super cool, pero la comida y el servicio, que es lo más importante, muy estándar. Los precios europeos (unos 40€ pp con vino). Restaurantes como Aprazível (¡qué terraza y URCAqué vistas!, en la foto superior) y Espirito Santa, un local sin pretensiones ninguna, un servicio de diez y una comida tan sencilla como sabrosa, fueron mis dos restaurantes preferidos en Río de Janeiro. Ambos están ubicados en Santa Teresa, así que si te alojas en Mama Ruisa, los tienes realmente cerca. Al terminar, tómate un café en Cafecito, que una cafetería que no puede tener más encanto. Y no te vayas de Río sin haber visitado Urca, un barrio tranquilo y nada turístico del que no oirás hablar en las guías.

Está ubicado casi a los pies del Pan de Azúcar y guarda algún que otro interesante secreto, uno de ellos es el Bar de Urca (foto izquierda), un local donde lo ideal es ir a comprar comida típica como buñuelos de bacalao, empanadas o calamares –buenísimo todo-, cruzar la calle y comerlo, por favor no olvidéis la caipiriña, sentados en el malecón mirando al mar mezclados con la gente local.

Recomendaciones:

1. Muévete en taxi, son baratos y seguros. Los hay por todas partes.

2. Comprar, comer y beber también es barato –a no ser que acabes en el sitio de moda- y en la mayoría de los sitios se puede pagar con tarjeta.

3. La moneda es el Real Brasileño y 1€ son 4 BRL, aproximadamente.

4. No tuve la impresión de que la ciudad fuera tan peligrosa como me habían contado, aun así hay que tomar una serie de precauciones, como en cualquier lugar del mundo. Ojo con los teléfonos y las joyas mejor en casa.

5. El agua mejor embotellada.

6. En barrios como Santa Teresa o Lapa hay que extremar la precaución por las noches. Lo de pasear mejor dejarlo para la luz del día.

 


7
septiembre 15

5 cosas que he aprendido en 5 días en Japón

Escribo este artículo desde Kioto, donde llegué ayer procedente de Tokio. Resulta obvio decir que me encuentro de viaje por Japón. Es la primera vez que visito este país y como podréis imaginar, me parece una auténtica osadía tratar de resumir en ‘sólo 5’ las cosas que he aprendido en los días que llevo por aquí, puesto que son muchas más, pero aún afectada por el jet lag, voy a hacer el esfuerzo titánico por resumirlo.

Tokio

  1. Orientarse en Japón: vale, no soy imparcial. Mi fatal sentido de la orientación hace que sea capaz de perderme hasta en mi propia casa (y no vivo en el Palacio de Buckingham), pero es que lo de Japón, o lo de Tokio, que ha sido mi primera ciudad en visitar, ha sido una prueba demasiado dura. Prueba que, por supuesto, no he superado. Lo primero, el idioma, obviamente todo está en japonés, y aunque cada vez encuentras más traducciones al inglés, su completísima red de metro con nombres imposibles y 200 salidas para cada estación, no ayuda y es entonces cuando entras en un bucle espacio-tiempo imposible de superar. Orientarse en Tokio es realmente difícil, así que, un truco, llévate las rutas memorizadas en Google Maps de tu smartphone.

Tren en Tokio-Bon voyage

  1. No hablan inglés: un país capaz de entenderse por medio de una caligrafía tan imposible como bella no sabe hablar inglés. Vale que nosotros tampoco vamos muy sobrados, pero al menos llevamos años intentándolo con mayor o menor fortuna. Si bien es cierto que al final logras hacerte entender –y esto sí que no tengo ni idea de cómo explicarlo pero resulta hasta tierno-, sólo he encontrado gente que hable inglés en los hoteles y en algún restaurante donde quien lo habla, ojo, es el chef que te está cocinando, porque aquí los chefs cocinan ante ti y sólo para ti. ¿Qué pensabas?
  1. Compras de belleza en TokioNo es un país tan caro: en realidad, no es caro. Si hablamos de hotelería puede que el precio se dispare un poco más (un hotel de 4 estrellas en Tokio no bajará de los 160€/noche; como por ejemplo el Park Hotel, uno de los dos donde estuve alojada), pero en cuestión de comidas o cenas, por ejemplo, se puede cenar mejor que bien por unos 20€ por persona (sushi, ramen, gyozas, etc.). Prepárate a quemar la Visa (lo de la Visa es un decir y ahora veréis por qué) tanto en productos de belleza (qué vicio con las cremas, mascarillas, maquillaje y demás) como en ropa (en Uniqlo puedes comprar jerséis de 100% cashmere por 20€. Palabrita).
  1. Mejor en efectivo: Japón, la meca tecnológica, es un país que prefiere pagar en efectivo antes que con tarjeta, aunque luego sean capaces de inaugurar un hotel atendido por robots. En hoteles y en restaurantes de lujo como el maravilloso restaurante Kyubei (menú degustación a partir de 100€ sin bebidas) no tendrás problema, pero para moverte por la ciudad (incluida una gran urbe como Tokio), mejor que lleves dinero en efectivo porque sobre todo en los restaurantes a pie de calle no permiten pagar con tarjeta. Tampoco, y esto es algo que me sorprendió mucho nada más aterrizar, en las taquillas del aeropuerto para comprar los billetes de tren al centro de la ciudad.

Gyozas

  1. Darte cuenta de la cantidad de cosas que pensabas que hacías bien y en realidad no: como por ejemplo, comer sushi. Una vez superada la prueba de los palillos, debes saber que la mayoría del pescado crudo que comas aquí no se moja en soja, o se hace levemente y siempre del lado del pescado. Tampoco te molestes en dejar propina, ya que no está bien visto. Los japoneses son gente de rituales milenarios que aplican en el día a día, así que siempre te darán su tarjeta de visita o de crédito, con las dos manos e inclinando levemente la cabeza. Lo suyo es que correspondas con el mismo gesto. Tampoco te preocupes cuando comiences a ver a japoneses con mascarilla, la utilizan para no contagiarte, aunque sea un simple resfriado.

Soy tan fan de Bill Murray que no he podido evitarlo:

 


30
diciembre 14

Y tú, ¿a dónde viajarás en 2015?

2015 será un año viajero, de esto no cabe duda. Así lo pude comprobar ayer mientras tomaba algo con mis amigos en Barcelona, donde me di cuenta de que casi todos tienen ya planes de viaje para este año que comienza en unas horas. Por mi parte también tengo mis planes viajeros, claro, y no serán pocos. 2015 será el año de regresar a lugares donde he sido feliz (nunca he entendido el punto de vista de gente que no quiere repetir destinos) y de probar otros nuevos, por supuesto. Esto serán algunos de mis destinos en 2015.

Rovaniemi

Laponia finlandesa: a finales de enero viajaré al norte del Norte. Hasta Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa. Pasaré frío, ¡eso espero!, pero creo que este nuevo escenario de naturaleza blanca y condiciones extremas me hará sentir, si cabe, aún un poco más libre. De momento no tengo el programa de actividades, aunque dormir en un iglú de cristal será uno de mis imprescindibles en destino.

Australia

Regresar a Australia: un viaje que tuve que posponer este año y que espero por fin poder realizar en primavera. 20 espléndidos días recorriendo uno de los destinos más impresionantes en los que he estado. Mucha gente me ha preguntado qué fue lo que me conquistó de Australia y la verdad es que es algo bien diferente a lo me ha dado cualquier otro destino. Es, por encima de un legado que visitar (por ejemplo Camboya) o una deliciosa gastronomía que probar (por ejemplo Perú), Australia es sobre todo un estilo de vida. Un lugar donde ser feliz de esos a los que este año toca regresar.

Tokio

Japón por mi cumpleaños: los que llevan años leyendo Bon voyage-Blog de viajes, sabrán que me gusta despertar el día de mi cumpleaños en cualquier parte del mundo. Chicago, Pekín, París, Nueva York… y este año, será en Japón. Aún no sé exactamente en qué punto despertaré de este exótico destino que llevo años queriendo visitar, pero lo que es seguro que en mayo estaré allá comiendo rico sushi, brindando con sake  y cantando en algún karaoke (o en el lujoso bar del Park Hyatt de Tokyo) por un año más repleto de viajes y buenos lectores como vosotros.

Por el camino y aprovechando la temporada de esquí, visitaré estaciones como Baqueira Beret, Verbier o la francesa Megève, algunas de mis preferidas para practicar mi deporte favorito. Este año la nieve ha llegado tarde pero tras las intensas nevadas de estos últimos días, parece que las estaciones están al 100% y con nieve recién caída, ¡eso sí que es un lujo!

¡Feliz 2015 y felices viajes!


26
agosto 14

Lipari, mi isla bonita del Mediterráneo

Ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este 2014 y debo confesar que ya estoy pensando cuándo volveré a visitar Lipari; seguro que no irá más allá de la primavera de 2015. En viajes tengo una máxima, si un destino te ha hecho feliz, siempre debes tratar de volver. Así pues, Lipari se suma a mi ya larga lista de destinos a los que siempre hay que regresar, como Nueva York, México DF, Londres o Formentera.  En una reflexión en voz alta, bien podría ser Lipari mi nueva Formentera, y mucho más barata y menos masificada (¿soy yo o este año Formentera está realmente imposible?).

LipariLlegué a Lipari de forma completamente casual -vivan las casualidades-, ya que formaba parte del itinerario del crucero por el Mediterráneo que hice en junio a bordo del velero Royal Clipper. Era la última escala y confieso que tenía una sensación más de penita que otra cosa porque el crucero llegaba a su fin, pero nada más poner un pie en la isla mi sensación cambio radicalmente y uno de los pensamientos que me asaltaron fue algo así como “este lugar me va a encantar”. Y así fue.

Y es que la más popular de las Islas Eolias, situadas frente a la costa de Sicilia, ha supuesto un flechazo viajero para mí, aunque por supuesto como todo lo que tiene que ver con el amor, es completamente irracional (os lo comento porque hubo varios pasajeros del barco a quienes no les gustó nada. Yo sigo pensando que visitaron otra isla). Viajar a Lipari es como dar un pequeño paso atrás en el tiempo. Un escenario de una película italiana de los años 60 por donde todavía pasear sigue siendo el mayor de los placeres. No hay mucho más que hacer en Lipari salvo tumbarse al sol en una de las playas más bellas del mundo, Spiaggia Bianca (el nombre ya es bastante esclarecedor), y acceder hasta  la su fortificada acrópolis. También merece, y mucho, la pena, una visita al Museo Arqueológico, cuya entrada cuesta 6€. 

Y como sé que lo estáis esperando, este es el párrafo en el que hablo de compras y shopping. Lamentablemente, y debido, claro, a la falta de tiempo que tuve para conocer la isla, no traigo direcciones bajo la manga, pero sí que puedo contaros que éste (ver foto) fue el mejor plato de pasta de mi viaje por Italia, y lo disfruté en un restaurante más bien cutrón del puerto de Lipari. De postre cannolo, claro, que para estamos (casi) en Sicilia.

Pasta en Lipari

El final de mi estancia en Lipari  me regaló uno de los momentos más mágicos de mi vida, navegando frente al volcán Stromboli en plena erupción, que también pertenece a las Eolias. A veces la vida te da estas sorpresas.

Stromboli


8
enero 14

Mis propósitos viajeros para 2014

Un año más y ya van 6 los que llevamos viajando en Bon voyage-blog de viajes alrededor del mundo. El comienzo de un nuevo año siempre es algo emocionante: una agenda en blanco que rellenar, cientos de códigos de vuelo, nuevos hoteles por descubrir y muchas botellas por descorchar. Para este año que recién comienza, estos son mis nuevos propósitos viajeros:

Descubrir Japón: he dado la vuelta al mundo, pero aún no he hecho escala en Japón. Y este será el año (o eso espero). Me encantaría que fuera en mayo, por mi cumpleaños, y me gustaría hacerlo a bordo de Turkish Airlines, que ya es hora de probar todas las comodidades que cuentan sobre sus vuelos de largo radio, además, las conexiones desde Barcelona son excepcionales. Estoy deseando cruzar al famoso paso de cebra de Shibuya y comprobar la amabilidad extrema del destino, a pesar de sus intensas rarezas. Tampoco dejaré pasar la oportunidad de cantar en un karaoke a lo Scarlett Johansson en Lost in Translation. Me pensaré lo de la peluca…

Viaje a Japón-BlogBonvoyage

Y volver, volver, volver… a México: es un propósito trampa, porque sé que lo voy a cumplir. Esta vez viajo muy pronto a uno de mis destinos preferidos del mundo. Será a bordo de un vuelo de KLM que me llevará directamente a la ciudad más excitante que conozco, México DF, y de ahí hasta Punta Mita, un pequeño paraíso en la Riviera Nayarit. Trataré de acercarme a Bahía de Banderas, al sur de la riviera, a donde cada año acuden cientos de ballenas jorobadas. Y aunque mi objetivo sea descubrir la región y recibir alguna lección de surf en Sayulita, siempre habrá tiempo para disfrutar un buen Margarita ante las impresionantes puestas de sol del Pacífico mexicano.

imanta-resort-riviera-nayarit

No volar con Ryanair: estoy orgullosa de confirmar que nunca he volado con esta compañía aérea que, a pesar de que este año parece que se va flexibilizando un poco, trata a los pasajeros como ganado. Entiendo que la aviación es un negocio, pero no un juego.

ryanair

Una isla en mitad del Pacífico: es difícil, pero sé que no es imposible, que tras haber visitado destinos tan idílicos como Maldivas o Polinesia Francesa, aún queden paraísos de aguas cristalinas, arenas blancas y hoteles únicos. Me he propuesto encontrarlo, y creo que está por el Pacífico. Os mantendré informados de uno de mis próximos destinos turquesa.

Islas Cook-BlogBonvoyage

Desconexión tecnológica viajera: me encanta compartir con todos vosotros los lugares a los que viajo. Destinos, hoteles, restaurantes… pero creo que de vez en cuando, no yo, sino todos nosotros, necesitamos un poco de desconexión y dedicarnos, sencillamente, a disfrutar. No sé si lo lograré, pero me gustaría, durante al menos una semana de viaje, intentarlo. ¿Lo conseguiré? Aunque la desconexión tecnológica no permitiría grabar playas de Ibiza como esta…

¿Y vosotros?¿Algún propósito o destino de viajes para 2014?

 


6
agosto 13

Amor y tequila en Los Cabos

Llegar a un hotel y encontrarte una fantástica piscina-jacuzzi con vistas al mar de Cortes en la terraza de tu habitación es una de las mejores cosas que te pueden pasar si estás de viaje en Los Cabos. Por eso fue una genial idea alojarme en uno de los hoteles más románticos que he visitado, Zoetry Casa del Mar, situado a medio camino de la carretera que une Cabo San Lucas y Cabo San José, en Los Cabos.

Hotel en Los Cabos-BlogBonvoyage

Se trata una antigua hacienda mexicana reconvertida a hotel de lujo en Los Cabos que garantiza mucha privacidad y mucho amor a partes iguales (no obstante es uno de los alojamientos preferidos por los recién casados de medio mundo). Se trata de uno de esos hoteles boutique sencillamente perfectos; y es que un lugar donde puedes disfrutar de unas ricas enchiladas con los pies sobre la arena, mirando al mar y rodeado de velas es precisamente eso, perfecto.

Mágico, creo que sería la palabra.

De este fabuloso hotel en Los Cabos me quedo, sobre todo, con cinco cosas. Estas:

1. Sus habitaciones: amenities de Bulgari, espacios amplios y una estupenda -y enorme- cama desde donde se puede ver el mar.

Habitación Zoetry Casa del Mar

2. Tu jacuzzi privado en tu terraza: no todas las habitaciones tienen jacuzzi privado, pero tuve la gran suerte de que la mía sí. Y no nos engañemos, esto es un plus.

Jacuzzi-Casa del Mar

3. Estamos en México y aquí es obligatorio comer bien. Y claro, aa gastronomía no iba a ser cualquier cosa en el Zoetry Casa del Mar, es por eso por lo que en Mezquite-Beach Club disfruté de los mejores totopos de camarón y queso de mi vida. Aquí la prueba.

gastronomía en los cabos

4. El romanticismo como religión. Las cenas a la luz de las velas, la música de fondo, el sonido de las olas… los tópicos se hacen realidad aquí, entre suspiro y suspiro, a la verita del mar.

Restaurante en Los Cabos

5. En busca del relax soñado. La belleza salvaje de las playas de Los Cabos -donde el baño está prohibido- son el mejor telón de fondo para un buen masaje. Mi experiencia me dice que apuestes por el Zoëtry Sueños del Mar, un completo ritual holístico que apuesta por una completa renovación interior. Solo de pensarlo, yo ya estoy relajada.

Spa Casa del Mar-Los Cabos

¿Buscas más información sobre Los Cabos? 

Visita el (auténtico Hotel California) 

Navega con delfines por la Baja California Sur 


17
junio 13

Navegando con delfines en la Baja California Sur

Un breve post para mostraros otra de las maravillas que podemos encontrar durante nuestro viaje a la Baja California Sur (México), la posibilidad de navegar con delfines.

Tras un intenso día de buceo con lobos marinos en la Isla del Espíritu Santo (una de las islas más bonitas del Golfo de California), llega el momento de regresar a La Paz, situada a unos 25 kilómetros. Por el camino, no podíamos estar mejor acompañados que por unos simpáticos delfines a quienes les encanta jugar con los barcos… a ver quién corre más.

[youtube]http://youtu.be/2ut6p6aNVOI[/youtube]

Y el próximo post, despertamos en un hotel de lujo en Los Cabos con vistas al mar de Cortez: Zoëtry Casa del Mar ¡Os espero!

Zoëtry Casa del Mar

Zoëtry Casa del Mar

 


15
enero 13

Cuatro VIP Lounges donde (casi) merece la pena hacer escala

Las horas de escala en ciertos aeropuertos son menos pesadas cuando se tiene la oportunidad de disfrutarlas en algunas de las mejores salas VIP del mundo. En Bon voyage-Blog de viajes nos hemos colado en algunas y hemos seleccionado las cuatro que más nos han gustado: pasen y pónganse cómodos.

Turkish Airlines, aeropuerto Ataturk de Estambul

Más que grande, impresionante, los 3.000m2 de este lounge me dejaron directamente boquiabierta. Situada en la terminal de salidas internacionales ofrece un amplísimo menú de platos fríos y calientes (hasta pizzas recién horneadas) o una exquisita selección de vinos del mundo. Salas de relax, duchas con kits de aseo, sala de juegos para niños, un billar, una librería… Y así que pasen las horas hasta tu próximo vuelo.

Singapore Airlines, sala SilverKris en el Aeropuerto Changi de Singapur

Llegas y lo primero que descubres es que tienes un chef que te ofrece un menú y te cocina al instante los platos que tu elijas. También te prepara sushi. Y te saca unos deliciosos pastelitos del horno. Y tú mientras tanto pues descansas en uno de los cómodos sofás con una copa de vino. ¿Qué más da a qué hora sea tu próximo vuelo? esta sala es en sí casi un destino.

Aeroméxico, salón Premier en el Aeropuerto Internacional México DF

Una barra de bar donde te preparan unos deliciosos margaritas es el centro de esta sala donde, entre vuelo y vuelo, te relajas, te entregas y disfrutas porque aunque sea entre cuatro -amplias- paredes, estás en México. Y en México siempre se disfruta. Snacks, bocadillos y una carta con cócteles te harán tu espera más llevadera mientras te acurrucas en uno de sus comodísimos sofás. ¿Más? tienes hasta un SPA o un centro de entretenimiento con videojuegos. Y que viva México.

British Airways, salas VIP Galleries en el aeropuerto de Londres Heathrow

Una sala que cuenta con un Champagne Bar y un Wine Gallery tiene que ser ya, en si misma, una sala genial. Lo que más me gusta de esta son sus amplios espacios, puedes sentarte a leer, tumbarte a dormir o acomodarte a charlar, y todo con la privacidad que te aportan sus diferentes estancias. Un must, su spa Elemis, donde aprovechar para recibir un buen masaje entre vuelo y vuelo.

 


24
diciembre 12

Desde Bon voyage, Felices Viajes y Próspero 2013

 

Termina otro año repleto de anécdotas, aventuras, experiencias y cómo no, viajes. Un inolvidable 2012 en el que hemos recorrido destinos apasionantes como Perú, Colombia, Estambul, Londres, París, México, Formentera o Miami, y un largo etcétera de maravillosos hoteles, restaurantes y direcciones útiles.

Gracias por seguir aquí, viajando con Bon voyage-Blog de viajes.

 


11
diciembre 12

Las mejores habitaciones con vistas de 2012

Diciembre es el mes de los recopilatorios, los listados, de lo mejor y lo peor del año… Así que aprovechando que tenía muchas ganas de hacer este post y que además estamos en diciembre, aquí van las cinco habitaciones con las mejores vistas en las que me he alojado en 2012.

1. Hotel Río Sagrado (Perú): situado en la parte más privilegiada del camino que separa Cusco de Machu Picchu, justo en pleno Valle Sagrado de los Incas entre las localidades de Pisac y Ollantaytambo, el hotel Río Sagrado, perteniente a Orient-Express, es uno de los hoteles con las vistas más impresionantes de las que he podido disfrutar en 2012. Asomado a los fértiles y verdes campos y a las altas montañas, se sitúa este hotel de lujo en Perú cuya arquitectura recuerda considerablemente a un pueblo andino. ¿Lo mejor? por supuesto las vistas y la calma que se respira en este pequeño hotel. La gastronomía, como en todo Perú, es un factor a tener en cuenta en el hotel Río Sagrado, sobre todo si se disfruta en buena compañía a orillas del río Urubamba.

2. Mandarin Oriental Hyde Park (Londres): no todos los días se puede dormir con vistas al espectacular Hyde Park, uno de los parques más bonitos del mundo o a Knightsbridge, una de las avenidas más excitantes de Londres, que tampoco está nada mal. El impactante edificio de 1889 da paso a las 198 elegantes habitaciones donde Mandarin siempre consigue que te sientas como una reina, aunque sea por un día. Mármol, televisiones en los espejos del baño y mucha seda para que no te falte de nada. ¿Lo mejor? También su famosísimo restaurante Dinner, by Heston Blumenthal, tiene vistas a Hyde Park y es el momento y el lugar perfecto para que disfrutes de su postre estrella, un inolvidable Tipsy Cake, cuya receta data de 1810 y por el que aún sigo suspirando por las esquinas.

3. The Lodge (Verbier): el chalet de invierno de Sir Richard Branson en la estación suiza de Verbier ha llegado tarde a mi vida pero sin duda ha llegado para quedarse. Con unas impresionantes vistas al pueblo de Verbier y a algunas de las enormes pistas de las que se puede disfrutar esquiando, tu imagen a los pies de la cama resume una estancia de cuento entre nieve y chimenea. ¿Lo mejor? las dos suites situadas en la cuarta planta del chalet, que cuentan con una enorme bañera en mitad de la habitación, chimenea a los pies de la cama y lo dicho, probablemente una de las mejores vistas de Suiza.

4. Four Seasons at Sultanahmet (Estambul): no encontrarás en toda la ciudad de Estambul unas vistas tan precisas y mágicas a la gran mezquita de Santa Sofía, al Palacio Topkapi y la Mezquita Azul. Tampoco encontrarás un boutique hotel de lujo en Estambul como éste, situado en el barrio más antiguo y a tan solo unos pasos de los monumentos más importantes. 65 habitaciones dentro de una centenaria prisión turca que hoy en día dan lugar a uno de los hoteles más bellos del estrecho del Bósforo. ¿Lo mejor? las vistas desde la suite Santa Sofía, que por si fuera poco cuenta con 3 terrazas desde las que divisar la mezquita desde, obvio, 3 puntos diferentes. Hamman en tu propia habitación y hasta un telescopio completan una de las mejores habitaciones con vistas de este 2012.

5. Hotel Arts (Barcelona): el acogedor interior diseñado por Antoni Puig, José Juanpere y Jaime Treserra da paso a la inmensidad del exterior, con el Mediterráneo a tus pies. Y es que la Suite Presidencial del hotel Arts ha conseguido, por méritos propios, 360º de las mejores vistas de Barcelona. Dos dormitorios, gimnasio privado y una privilegiada terraza donde sin ningún tipo de esfuerzo podría quedarme a vivir, completan la oferta de este hotel que es hoy todo un símbolo de la ciudad.


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer