hola.com

 

mayo, 2010


17
mayo 10

Una noche en la ópera… en el Met de Nueva York


carrie+pink.jpg

Era una de esas ocasiones especiales para las que te
preparas con una semana de antelación. La verdad es que mis ansias eran tales
que no veía el día en que llegaría. Pero por fin llegó. Mi amiga Laura y yo nos
pusimos nuestras mejores galas para acudir a uno más de los mil eventos
culturales que se celebran día a día en Nueva York, aunque por supuesto, este
era especial, ya que esa noche -y habiendo colgado el cartel de no hay entradas
con semanas de antelación- acudíamos al Met de Nueva York a disfrutar de una de
las mejores óperas, Tosca.

Periodísticamente se me hace complicado escribir que no
tengo palabras
para expresar lo que sentí, más que nada porque me dedico a esto
y creo que estaría poniendo en riesgo mi puesto de trabajo pero, ¿cómo plasmar
en un folio en blanco uno de los días más especiales de tu vida?

Reconozco que tampoco soy imparcial. Cuando era pequeña, en
lugar de dormirme con típicas canciones de cuna, mi madre hacía sonar las
mejores arias de ópera, y claro, a mis ‘veintipico casi treinta’, puedo decir
que casi, casi, lo llevo en la sangre.

Ahora bien, es ahora cuando puedo afirmar que las puestas en escena
del Metropolitan Opera House de Nueva York, en vivo, son lo más.  Situado en Lincon Center, este teatro
es una de las mayores instituciones de ópera mundial. Fue diseñado por el
arquitecto Wallance K. Harrison y
hoy por hoy es el auditorio más grande del mundo. Conocido también como el
lugar de celebración de las mejores voces, el Met ha estado bajo la
dirección musical de James Levine desde 1976. Levine se acredita gracias a
haber creado una de las mejores orquestas y coros de la ópera del mundo.

Así que, como la ocasión lo merecía, me enfundé en un
precioso vestido negro de cóctel de Calvin Klein, del que me enamoré nada más
entrar en la tienda del diseñador en Madison Avenue y para el que sabía tenía
preparada una ocasión especial. Completé el ‘look’ con unos zapatos de salón
negros y aporté el toque de color con una enorme pulsera de cristales (que compré en uno de mis viajes a Venecia). ¿Lo
mejor?
Descubrir que además de estar en un entorno privilegiado disfrutando de
una de las mejores óperas del mundo, también te encuentras en una auténtica
pasarela de moda donde hombres y mujeres lucen sus mejores galas en una noche
tan especial.

Tosca.jpg

Tosca, escrita por Puccini, es una ópera en tres actos -lo
mejor entre acto y acto es disfrutar de una copa de champán acompañada de
fresas con chocolate- y con una gran carga dramática y emocional. Considerada
como una de las óperas más representativas del repertorio italiano, crítica y
público se fundieron en aplausos en su estreno, en el año 1900, en Roma. En
esta ocasión no era Roma, sino Nueva York, y tampoco nos encontramos en el
siglo XX, sino en el XXI, pero como hay cosas que nunca cambian, estoy segura
de que la noche de Tosca en el Met, será recordada por crítica y público como
si fuera el día de su estreno.

Y nada mejor para terminar una estupenda noche neoyorkina que aprovechar
la cercanía del restaurante P.J. Clarke’s (está situado en la esquina del
Lincon Center, sólo tendrás que cruzar la calle a la salida del Metropolitan), y disfrutar de dos de sus famosísimas especialidades: las ostras y las hamburguesas. Es el lugar perfecto para compartir con amigos o familia (si te apetece culminar tu velada romántica con tu pareja, este no es el lugar ideal). Aquí el ambiente es muy casual y divertido, pero nada íntimo. Aún así, ¡no te arrepentirás!

¿Y tú, has estado alguna vez en la ópera… y en el Met? cuéntanoslo.

Sigue ‘Bon voyage’ también en Facebook


11
mayo 10

Fin de semana neoyorkino: Harlem


DSCF0501.JPG

Los contrastes constituyen la esencia de Nueva York. Para
tratar de entender un poco mejor la ciudad, es importante comprender que la
diversidad es la principal atracción. Es un error venir a Nueva York sólo para
shopping o para subir al Empire State, aquí lo mejor de la ciudad no tiene
nombre propio y tampoco se compra con dinero.

En Nueva York las mayores fortunas del mundo disfrutan de
las mejores vistas de Manhattan en sus lujosos edificios mientras tienen un Starbucks a la vuelta de la esquina en el que probablemente
en ese momento un empleado corriente sorba un café mientras piensa sobre
cómo llegar a final de mes. Los ejemplos e historias que se encuentran
cotidianamente explican la grandeza de Nueva York.

DSCF0499.JPG

La diversidad y los contrastes son la esencia.
En sus calles y barrios, las diferentes comunidades, etnias y grupos sociales
configuran las mil y una caras que el visitante observa mientras va caminando.
Ultraortodoxos judíos en Williamsburg, negros en Harlem, asiáticos en Chinatown,
latinos en Queens, jóvenes acomodados en el East Village y el SOHO… Cada barrio
de Nueva York obedece a una evolución distinta. De una calle a otra, entre los
rincones más recónditos, en los rostros y gestos de sus habitantes, Nueva York
crea espejismos que responden a realidades dispares. De personas felices, de
historias brutales, de gentes abandonadas a su suerte, de sueños que unas veces
se cumplen y otras se desvanecen para convertirse en pesadillas. El sueño
americano
siempre está presente en la ciudad de Nueva York.

Un plan de los que no pueden faltan en las rutas de viaje es
una mañana de domingo por Harlem, algo que, hasta el momento, yo no había hecho.
Las iglesias más visitadas por los turistas son la Abyssinian Baptist Church
(132 W 138th St), la Mother African Methodist Episcopal Zion Church (146 W
137th St) y la Canaan Basptist Church (132 W 116th St). Las colas en la
Abyssinian en ocasiones da la vuelta a la iglesia y, entre tanto turista, la
experiencia se devalúa bastante y es inevitable que pierda cierta dosis de encanto.
Afortunadamente las posibilidades de Harlem no acaban en Abyssinian. 

DSCF0504.JPG

Algunas
de las numerosas iglesias que prestan servicios religiosos son verdaderas joyas
y no se encuentran en las guías de viaje. La Rendall Memorial Presbyterian
Church
 (59 W 137th St) es una de ellas. Es pequeña pero alejada de
turistas y muy acogedora. El ambiente que dispensa su párroco y sus ayudantes,
especialmente Louise, es extraordinario y muy atento con quien la visita. Desde
el primer momento la Rendall Memorial y los fieles hacen partícipes a todos sus
participantes de la experiencia común del gospel. Como la Rendall Memorial
Presbyterian Church
existen otras iglesias en Harlem que aseguran una
experiencia similar como la Salem United Methodist Chruch (211 W 129th St) o la
Second Providence Baptist Church (11 W 116th St).

El mejor plan después de una experiencia como la vivida es
quedarse por la zona y aprovechar la mañana. ¿Lo mejor? Un brunch. El
restaurante que os recomiendo se llama Sylvia´s.  La mayoría de
cafeterías o restaurantes en Harlem lo sirve y también es una parte interesante
de la experiencia. El restaurante más conocido de Harlem
es Sylvia´s (328 Malcom X Blvd) en el que se come mientras de fondo
suenan las mejores notas de soul y jazz. Además del Sylvia´s, hay otros como el
M&G Dinner (383 W 125th St), el Amy Ruth’s Restaurant (114 W 116th St) o
el Manna´s Restaurant (486 Malcom X Blvd). Sin duda toda una experiencia en
uno de los barrios más interesantes de la ciudad.

Y tú, ¿has estado en Harlem? ¡Cuéntanoslo!

Sigue ‘Bon voyage’ también en Facebook


7
mayo 10

Los consejos viajeros de… Kike Sarasola

Coincidí con él en Nueva York, durante la entrega del ‘Young
Entrepreneur’
, un reconocimiento que le ha concedido la Cámara de Comercio de
España en Estados Unidos y que premia el mérito de los jóvenes profesionales de
la comunidad empresarial. Empresario de éxito, Kike Sarasola fundó la
innovadora cadena Room Mate Hoteles y en menos de 8 años, Sarasola, junto con
su marido Carlos Marrero y su amigo Gorka Atorrasagasti, ha creado un nuevo concepto
de hotel
basado en la experiencia de sus constantes viajes alrededor del
mundo: una buena ubicación, diseño fantástico y un precio muy razonable. Hoteles dirigidos a cualquier
persona que le gusta ahorrar dinero y que ofrecen una excelente relación
precio-calidad.

“La expansión actual está diseñada para establecernos
firmemente en América, donde la meta es llegar a 5 hoteles en Nueva York”, nos
cuenta Kike, y prosigue: “así como en Chicago, Washington, Boston, Dallas,
Miami, Los Angeles y San Francisco”, ciudades para las que Kike sigue buscando oportunidades
que puedan adaptarse a las necesidades de Room Mate.

Room Mate-Bon voyage blog.jpg

Enhorabuena por su premio. Estará contento, imagino.

Mucho, muchísimo. Estoy muy feliz porque se trata de un
reconocimiento al esfuerzo y a la dedicación de todo el equipo que hacemos
posible Room Mate.


Mario, Laura, Lola, Alicia… y ahora Valentina y Carlos.

Los planes de expansión van muy bien. De momento nos centramos en capitales europeas y América.
Acabamos de abrir Miami (Waldorf), México DF (Valentina) y pronto, muy pronto, Buenos Aires (Carlos).

¿Qué viajero elige Room Mate?

Son hoteles con mucha personalidad. Hoteles únicos y con un
gran diseño. El trato es muy trato personalizado y ofrecemos una excelente relación
calidad precio. Sin sorpresas. Un hotel es para ducharse, desayunar y dormir, no es necesario ofrecer más extras que luego el cliente nunca acaba utilizando. Así que es un cliente práctico y mira por su dinero.

Empresario de éxito, sí, pero también viajero incansable…

Eso siempre. Yo me considero un viajero, me encanta y nunca
estoy más de cuatro días en una ciudad. Viajar me relaja y me renueva; en las
horas de avión soy libre, aprovecho para leer, dormir… cuantas más, mejor.

Díganos un rincón del mundo donde perderse.

Muchos y cualquiera. Siempre es bueno salir del entorno y
oxigenarse.

Y dónde se encuentra ese rincón suyo donde oxigenarse…

Para mí hay tres lugares únicos: Cartagena de Indias, Ibiza
y Nueva York. Son tres lugares mágicos de los que nunca me cansaría.

Un consejo para aquellos viajeros en crisis.

La crisis afecta a todo, y a los viajes por supuesto. Pero
yo les diría a todos aquellos viajeros y amantes de los viajes que lo importante
es salir de  casa. Si vives en
Madrid, subir a la sierra es un viaje maravilloso y perfecto para disfrutar y desconectar.
Hay mil formas de viajar y también muy baratas.


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer