hola.com

 

febrero, 2010


22
febrero 10

Costa Rica: bienvenidos al paraíso (II parte)





“¡Exagerados!” Es lo que siempre
pensaba cuando, durante mi viaje por Costa Rica, me hablaban de las maravillas
de la Costa Pacífica. Bastante impresionada estaba ya con los lugares que había
visitado durante la primera parte de mi ruta (puedes encontrarlo aquí si es que
aún no lo has leído) como para que algo más fantástico me impresionara. Pero
como casi todo en Costa Rica, así como en la vida, lo mejor siempre está por
llegar
.

PB010413.JPG

Al volante de mi automóvil, Costa Rica es un país con una muy
buena infraestructura de carreteras, ardo en deseos de llegar hasta la tierra
prometida
de la que todo el mundo habla. Turistas y ticos viven enamorados de esta
zona. Y ahora puedo afirmar que no me extraña; yo también me enamoré allí.
Quepos, situado a 3 horas en coche de San José, es un encantador pueblo
pesquero situado en la provincia de Puntarenas. Su estratégica situación ha
hecho de él un reclamo para turistas, viajeros, deportistas y científicos, pues
Quepos cuenta con algunas de las mejores playas del país, con una
infraestructura hotelera única -nada que ver con la masificación de otras zonas- y con su propia joya de la corona: el Parque
Nacional Manuel Antonio
.

 

Arenas del Mar[1].jpg

Ahora sé que no pude hacer una mejor elección con mi hotel. Arenas
del Mar
es, hoy por hoy, uno de los mejores hoteles en los que me he alojado y cuyo
equipo humano fue capaz de hacerme sentir como en mi propia casa.
Diseñado y construido bajo una
ambiciosa combinación de lujo, relax y el grado más alto de criterios de
sostenibilidad certificados, este precioso hotel boutique de Costa Rica de tan
sólo 38 habitaciones está ubicado en el interior de un frondoso bosque lluvioso,
donde dentro del recinto viven monos, perezosos, iguanas, etc., en total
libertad. Pero el hotel guarda una agradable sorpresa para el huésped, ya que
el frontal de todas sus habitaciones tiene unas inmejorables vistas del Océano
Pacífico
. Desde mi terraza, con jacuzzi privado al aire libre, con un cóctel en
la mano y sin otro sonido que el de las olas del mar, disfruté de las mejores
puestas de sol de mi vida.

 

Además, el hotel incluye un lujoso
spa
localizado debajo del restaurante principal con preciosas vistas al Parque
Nacional Manuel Antonio
y al Océano Pacífico, una tienda de arte y artesanías
locales (donde compré una colección de cd’s de latin jazz que son la envidia de todas las fiestas en mi casa) y un
centro de negocios ubicado cerca del lobby del hotel.




Imagen Thumbnail para Monos.jpg

Con semejante panorama a mis pies,
tuve que esforzarme por salir a comprobar las maravillas que me esperaban fuera
del hotel. El  Parque Nacional
Manuel Antonio, las interminables playas llenas de surferos, y algunos de los
tours de aventura más emocionantes. El esfuerzo mereció la pena. 

 

Los tesoros naturales de Manuel
Antonio son innumerables. Equipada con un vestuario para la ocasión y unos binóculos
para no perderme detalle alguno, tuve la ocasión de ver animales como una rana
gladiador, un perezoso
de dos dedos semi oculto entre el follaje de un árbol,
un tucán batiendo sus preciosas alas, mapaches o monos congo. El parque
protege, además, importantes parches de bosque húmedo tropical y casi 55.000
hectáreas de vegetación
de playa y ambientes marinos. Así, y tras una impresionante
mañana inmersa de naturaleza, decidí que ya era hora de disfrutar de un tiempo
de relax en la playa
. Playitas o Espaldilla son las dos playas que tienes a tu
disposición, ambas al lado del hotel.


PB020449.JPG

Playa Espaldilla es una de las más
famosas de toda la Costa Pacífica; turistas y surferos se dan cita en kilómetros
de playa semi virgen donde no encontrarás edificación alguna, sino todo lo
contrario, unas preciosas vistas a Manuel Antonio y a toda la colina de bosque
tropical. Si no eres un experto en surf, te encuentras en el lugar adecuado
para iniciarte. Pero si lo que te apetece es entregarte al relax más absoluto,
te recomiendo la pequeña y paradisíaca playa del hotel, donde podrás tumbarte
relajadamente sin otro sonido que el de las olas del mar rompiendo contra las
rocas. No olvides pasarte por el Bar Playitas, situado junto a la playa, a
pedirte uno de los deliciosos cócteles que te servirán acompañados de jugos
naturales. Y así que pasen 100 años… de Pura Vida.

 

Mirador.jpg

Pistas a tener en cuenta en la zona
de Quepos-Manuel Antonio:
Además del restaurante El Mirador, del hotel Arenas
del Mar, no debes perderte la fabulosa gastronomía del restaurante Los Incas de inspiración peruana, donde podrás degustar las especialidades de una cocina
sin artificios. No dejes de pedir su famoso “pisco sour”. A tres kilómetros, en
la Playa de Matapalo, disfrutarás de los más lindos atardeceres, donde el sol
parece fundirse con la infinita línea de costa. Los cócteles más originales los
encontrarás en el Garden Bar. ¿Mi preferido? Un Martini de sandía. Nuevamente,
Pura Vida. Y si tu tiempo es limitado y te apetece tener una visión diferente
de este paraíso, prueba con un tour en barco, donde además de poder practicar snorkeling,
podrás divisar delfines, ballenas, tortugas y disfrutar de un divertidísimo día
a bordo de un catamarán de lujo (en el hotel Arenas del Mar te informarán de
los mejores tours por la zona).

 

Dispuesta a seguir dándolo todo y con
la cada vez más firme convicción de querer quedarme en este paraíso para el
resto de mi vida, decidí emprender mi tercera y última aventura por el país,
dando, literalmente, un salto al vacío para presentarme en la Península de Osa.
Próxima parada: Parque Nacional Corcovado.

 

PB060512.JPG

Conocida como la frontera salvaje del
país, la Península de Osa es un refugio de flora y fauna prácticamente
inhabitada por el hombre. Tiene un acceso difícil, pues la mayor parte de esta área
tan boscosa está compuesta por parques nacionales y reservas privadas. Los altísimos
bosques lluviosos bordean playas con muy poco desarrollo y caletas en su estado
natural, haciendo de esta región una de las más bellas del mundo. Sin duda todo
un reto para una periodista, sí, pero muy urbana, como yo.




Es aquí donde la palabra “Ecoturismo”
cobra todo su sentido. El más claro ejemplo lo tenemos en Lapa Ríos, un Eco
Lodge
ubicado en una reserva natural privada de más de 1000 hectáreas. Desde Lapa
Ríos Eco Lodge
se puede observar la unión del Golfo Dulce y del Océano Pacífico.
Un verdadero capricho de la naturaleza que hace de este hotel un paraíso del
cielo en Costa Rica. La única forma que hay de
llegar hasta la Península de Osa, no existen carreteras que accedan, es en avión,
así que tras 25 minutos de vuelo desde San José (Nature Air tiene varias conexiones
al día), aterrizarás en Puerto Jiménez, un pequeño pueblo por donde parece que
no haya pasado el tiempo, y único reducto de civilización de la zona.

 

hotel_lapa_rios_costa_rica_picture_1.jpg

Una enorme sensación de libertad me
invadió cuando, tras una tortuosa carretera, llegamos a Lapa Ríos. Aquí no hay
televisión, ni radio, ni mucho menos internet
. La electricidad la consiguen gracias
a unos generadores. Pero, aunque al principio puedan darte ganas de volver
corriendo en busca de algo que te demuestre que sigues viviendo en el siglo
XXI, pasados los 15 primeros minutos te darás cuenta de que realmente se puede vivir,
perfecta y tranquilamente, sin todas esas herramientas que hoy por hoy nos
parecen imprescindibles. Pura Vida.

 

Más que para el turista, aquí todo
está pensado por y para el medio ambiente. Lapa Ríos más que un hermoso hotel
de montaña o que un eco-resort cerca de la playa, es un modelo de proyecto eco
turístico
, donde nos demuestra que sin
importar como se corte, un bosque en pie vale mucho mas
. Lapa Ríos ha
ganado premios a nivel mundial
de excelencia social y ambiental, y es una
imagen en turismo sostenible para muchas publicaciones internacionales y
proyectos de investigación.  El
hotel es un lugar ideal de vacaciones para personas que disfrutan de la
aventura con la naturaleza y desean ser parte de la conservación y de la
cultura local. Así que además de relajarte y disfrutar de este pequeño paraíso,
sabes que estás contribuyendo a una buena causa


lapa_rios_bungalow.jpg

Me impactaron gratamente sus 16 románticos bungalows, situados en medio del bosque tropical y con unas impresionantes vistas sobre el Golfo y el Atlántico. Cuentan, además, con una terraza, un jardín, y una ducha al aire libre con total privacidad. Sus sábanas de hilo de bambú harán que no quieras moverte de la cama y la brisa que entra por los enormes ventanales te hará recuperar el equilibrio y la armonía que sólo un lugar 

como este podría proporcionarte. 


Costa Rica es, sin dudarlo, Pura Vida.


Sigue ‘Bon voyage’ también en Facebook







5
febrero 10

Dime que me quieres… ¡en Londres!

Con mi maleta llena de buenos y románticos
propósitos, me dirigí al aeropuerto con el firme objetivo de romper un tópico:
Londres, sí puede ser la ciudad más romántica del mundo.

The Zetter_Bon voyage.jpg

Es un hecho probado que cuando una pareja
de enamorados se dispone a gastar su tiempo, y su dinero, en disfrutar de un
fin de semana romántico, siempre se decantan por ciudades tan maravillosas como
París, Venecia o Praga, ciudades en las que el romanticismo se escapa hasta por
los poros.

Pero por otro lado, estaréis conmigo, en que
no importa las veces que hayas visitado Londres, ya que siempre puedes
encontrar una ciudad
diferente. Y en esas estoy yo, en este reportaje os
mostraré esa parte de Londres más desconocida: bienvenidos al Londres más romántico.

Zetter restaurant_Bon voyage.jpg

Como de romanticismo iba la cosa, decidí
alojarme en The Zetter, un precioso y coqueto boutique hotel situado en
Clerkenwell, uno de los barrios chic de moda de la capital. The Zetter es un
hotel de diseño de sólo 59 habitaciones. La decoración es muy näif con mezclas
vintage; y por supuesto con todo tipo de lujos: pantalla plana, DVD, servicio
de habitaciones las 24 horas y mobiliario de diseño.  Pshhh: te encantarán
los amenities del baño de la marca Aveda; ah, y puedes utilizar las aromáticas
sales para disfrutar de un relajante baño con tu pareja…  

¿Lo mejor? No os lo vais a creer, pero
todas las habitaciones de la última planta disponen de una pequeña terraza con
las mejores vistas del skyline
londinense.

En su bar encontrarás la mejor carta de cócteles
de la ciudad. ¡Ya no es necesario volar a Nueva York para tomarse un delicioso
Cosmopolitan!

Powder_Bon voyage.jpg

Subida a mis tacones, lo sé, no es la mejor
indumentaria para recorrer Londres, pero necesitaba mimetizarme con el entorno
y el entorno esta vez se las prometía interesante (y romántico), pedí cita en uno
de los locales más ‘in’ de Londres. Powder Puff Girls es un salón de estética
que no debes dejar de visitar en tus viajes a Londres  y ponerte en manos
de las chicas -sobre todo si se trata de una ocasión especial-.  Las
Powderpuff girls son expertas estilistas, peluqueras y manicuristas ambientadas
en los sorprendentes años ’50. Todo en el salón es rosa; y cuando digo rosa, es
rosa… ¡ideal! Opta por un romántico peinado y no pierdas de vista sus
productos de belleza, tienen las últimas colecciones de Paul & Joe

Pista:
Powder Puff Girls es el salón secreto de celebrities, redactoras y editoras de
Vogue o Harper’s Bazaar, así que no olvides reservar previamente en el 136 de
Columbia Road
.

Después de una intensa sesión de belleza,
un perfecto plan romántico es dirigirse al impresionante Royal Albert Hall a
disfrutar de un espectáculo. En sus carteles siempre cuelgan artistas de
renombre, como los próximos conciertos de Mark Knopfler o el espectáculo de
Sara Baras. Pero por lo onírico y excitante, te recomiendo que acudas al último
espectáculo del Cirque du Soleil
, Varekai. A estas alturas, pocos calificativos
más pueden decirse sobre este espectáculo así que no voy a dar pistas y me conformo con que lo disfrutéis. 

A la salida, agarra de la mano a tu chic@ y
dirigiros a Loungelover, un local súper cool especializado en cócteles. Está
situado en otro de los barrios de moda de Londres, en el East End. Conocerás
este barrio  gracias a su protagonismo en la época victoriana, donde Jack
el Destripador u Oscar Wilde
pasearon por sus calles, hoy, llenas de
restaurantes, tiendas y galerías de arte contemporáneo. 

Seven dials_Bon voyage.jpg

Al día siguiente, nada mejor que empezar la
mañana por Londres, que con un tour por Seven Dials, en Covent Garden, con románticas
y sexys tiendas, como mi preferida, Miss Lala’s Boudoir, donde celebrities como
Scarlett Johansson, Gwen Stefani, Kate Hudson o Helena Bonham Carter compran su
ropa interior en esta tienda de inspiración pin-up, ¡no te lo puedes perder! Es
perfecta para tus noches más románticas… y sexys

Tras tu sesión de shopping por
estas famosas 7 calles (encontrarás todo tipo de tiendas, desde las más
modernas con últimas colecciones de punteros diseñadores hasta tiendas vintage
con ropa que parece salida del mismísimo Bustock), te recomiendo que hagas un alto
en el camino en la brasserie  Max del Hotel Covent Garden. Tremendamente
british y decorada con un magnífico gusto, es el lugar ideal donde relajarse
entre compra y compra y tomar un buen lunch. Pista: delante de la brasserie se
encuentra un pequeño restaurante que ostenta el honor de ser el restaurante
francés
más antiguo de Londres. Es como un mini París en el corazón de Londres.

Pret-a-Portea_Bon voyage.jpg

¿Y qué os parecería disfrutar del famoso té
de las 5?
  Pues toma buena nota porque tengo que contarte lo último
de lo último. ¿Te imaginas modernizar una de las cosas más british de
Londres? Pues el Hotel Berkeley lo ha conseguido gracias a su famoso Prêt-à-Portea,
una de las jornadas más ‘in’ del momento en la ciudad. Cualquier ‘fashionista
que se precie de serlo ha pasado alguna vez por los salones de este lujosísimo
hotel. El concepto es genial: una delicada selección de pastelitos y sandwiches
inspirados en las últimas colecciones de moda. Yo disfruté de la colección de
otoño/invierno 2009-2010
y tuve la oportunidad de descubrir a qué saben las últimas
creaciones de Mulberry, Christian Lacroix, Roger Vivier o Burberry acompañadas de un té orgánico de vainilla (podrás elegir entre su extensa carta de té).
Pista: no olvides completar tu sesión más british con un deliciosa copa de
champán de Laurent Perrier. ¡Sencillamente delicioso!

Y como se trata de un viaje romántico, no
se me ocurre una forma mejor que disfrutar de ese romanticismo acompañada de tu
pareja en el So Spa del Sofitel St James. Además, y dada la cercanía del día de
San Valentín, han creado un pack especial gracias al cual recibirás un
relajante masaje en pareja y una sesión de jacuzzi, con total privacidad. Además,
te agasajarán con dos copas de champán y unos deliciosos cakes que podrás
tomarte mientras disfrutas del jacuzzi, rodeado de velas y música relajante…

Oxo Tower 1.jpg

¿Un restaurante romántico para celebrar el
final de un gran viaje?
lo tengo todo pensado. Reserva mesa en Oxo Tower.
Puedes elegir entre cenar en la brasserie, con un aire más informal, o en el
propio restaurante, mucho más lujoso. Desde los dos, y toma buena nota porque
esto es importante, disfrutarás de las mejores vistas de la ciudad. Y es que
Oxo Tower está situado en la rivera del Támesis, ocupando la última planta de
un moderno edificio donde de día podrás encontrar pequeñas tiendas muy
vanguardistas, ocupadas sobre todo por jóvenes diseñadores londinenses, en la
zona de South Bank. Aquí disfrutarás, además, de una atmósfera cálida (y romántica)
y de una moderna gastronomía. Como de todos es sabido mi debilidad por los
vinos, os diré que en Oxo Tower ponen a tu disposición más de 800 caldos de
todo el mundo;
buena comida, buen vino y un ambiente sofisticado acompañado por
unas vistas incomparables. No olvides reservar, es uno de los restaurantes más
concurridos
en Londres.

Y si no sabes qué regalarle a tu chico, te
voy a dar una pista de un regalo que seguro le encanta. ¿Te imaginas recorrer
Londres montada en un Mini de 1975?
Pues sí. Olvídate de los obsoletos tours de
autobuses y prueba a subirte a un Mini vintage. SmallcarBIGCITY, empresa
considerada como una de las más atractivas e innovadoras de Londres, te propone
un tour por la ciudad con un punto de vista diferente. Además, y como está
pensado como algo totalmente personalizado, tu chófer particular te contará los
secretos mejor escondidos de Londres, y por supuesto podrás visitar también los lugares más
turísticos como el Big Ben, The Tower of London o el llamativo London Eye. Aquí,
¡tú eliges!

Sala-VIP-British-Bon voyage.jpg

Volar con British Airways fue, una vez más,
un placer. Puntualidad y buena comida -tuvieron una deferencia conmigo y me
facilitaron un upgrate a la clase Club- con todo lo que eso supone: acceso a
las salas VIP, un relajante masaje dentro de su Spa Elemis que me dejó como
nueva minutos antes de coger el vuelo… ¡no podía pedir más! Las salas VIP, recientemente inauguradas, son una auténtica maravilla pensadas
para el descanso y la total desconexión entre vuelo y vuelo de los viajeros. Lámparas
de Swarovski, buffets de comida, champán y vino, salones de relax donde poder
servirte tú mismo un delicioso capuccino y salas de business con conexión a
internet completan la oferta de lujo de las salas VIP de British Airways en el
aeropuerto de Heathrow. No se me ocurre una forma mejor de terminar un viaje de
lujo para enamorarse de nuevo.

Más información en www.visitlondon.com, donde podrás encontrar todo lo relativo a la vida de la ciudad. Hoteles, restaurantes, los mejores planes de viaje… ¡y todo lo que puedas imaginar!

Dime, ¿ya tienes planes para San Valentín?

Sigue ‘Bon voyage’ también en Facebook


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer