hola.com

 


01 julio 15

3 chiringuitos donde comer con vistas al mar en Cataluña

escribaEste fin de semana será uno de los pocos que voy a pasar en casa, en Barcelona, en los últimos meses. La verdad es que llevo una temporada de viajes intensa, y por unas cosas y otras, siempre han surgido planes en finde que han hecho que no pase en Barcelona tanto tiempo como me hubiese gustado.

El caso es que esta mañana me he levantado pensando en, precisamente, qué hacer un finde en casa. Y bueno, además de dormir (el jet lag pasa factura y acabo de regresar de Miami) y tomarme el tiempo del desayuno como si estuviera en una sobremesa italiana, he decidido que me gustaría ir a la playa –vivir en Barcelona tiene sus ventajas, claro- y comer una paella o un pescado con los pies en la arena, como toca. Estas fechas son complicadas, vacaciones, mucho turismo y mucha gente que, seguro, ha tenido la misma original idea que yo para este finde.

Así que bueno, pensando en dónde reservar mesa para disfrutar de una buena paella en la playa, se me han ocurrido tres restaurantes/chiringuitos perfectos para comer rico y hacerlo con los pies en la arena y unas buenas vistas al mar.

  1. Toc al mar (http://www.tocalmar.cat/): lo confieso, es mi preferido. En el fondo me duele un poquito compartirlo con el resto del mundo. No porque sea un restaurante secreto, al contrario, es muy popular, pero es que está situado en una de las calas más bonitas de Begur (en Aiguablava, donde también se ubica el Parador), en la Costa Brava, y encima no es muy grande, por lo que conseguir mesa un sábado del mes de julio para comer es poco menos que misión imposible. Si lo consigues, no dudes en pedir su arroz cremoso con langostinos que es simplemente sublime. La comida es sencilla, está muy centrado en producto, los pescados también son muy buenos, aunque como todo por aquí, no es barato. Pero merece la pena. Además el lugar es como muy idílico, encantador.

Toc-al-mar-BlogBonvoyage

  1. Xiringuito Escribà (http://www.xiringuitoescriba.com/es/): puede ser, o es, el chiringuito más popular de Barcelona. La verdad es que yo suelo ir un par de veces o tres al año, reconozco que lo tengo posicionado como para ocasiones especiales. De precio, no es barato, pero tampoco mucho más caro que ‘Toc al mar’. Del Escribà me gusta el servicio, que es excelente (no es algo que abunde últimamente por Barcelona), y que sirven la mejor fideuà de todo Cataluña. No exagero. Hacía tiempo que no iba y regresé hace un par de semanas; sigue manteniendo la calidad de siempre aunque reconozco que pincharon un poco en los pescados, las sardinas no estuvieron a la altura de un restaurante como este. Cosas que pasan.

paella en el escriba-BlogBonvoyage

  1. Pez Vela (http://grupotragaluz.com/restaurante/pez_vela/): es el típico restaurante caramelo para Instagram, un local como muy cool que no necesita filtros para promocionarse. Ya lo hacen sus comensales por él. Es bonito y se come bien. El servicio, mejorable, pero es lo que tiene ponerse de moda y colgar el cartel de “completo” prácticamente a diario, sea invierno o verano. Me gusta Pez Vela porque su arroz de butifarra, setas y espárragos es sublime y porque, pues sí, es un sitio bonito donde apetece estar y bueno, también suma que no es tan caro como Toc al Mar o el Escribà, incluso tiene una fórmula de paella con vino que sale muy bien de precio.

Pez-Vela-BlogBonvoyage

Y ahora, ¡a reservar mesa!

Share


25 junio 15

Las 5 mejores bañeras de hotel

Lo confieso. Son mi placer culpable. Nada me gusta más que llegar a un hotel y antes incluso de deshacer la maleta, comenzar a llenar la bañera para disfrutar de un momento de relax. Soy de esas ‘rara avis’ que antes de reservar una habitación chequea si hay bañera (desgraciadamente se están perdiendo en favor de la ducha), y suelo poner mi preferencia en las indicaciones a la hora de hacer la reserva. Obviamente no todas las bañeras son iguales, merecemos bañeras grandes y cómodas, no sirven esas en las que no sabes qué hacer con las piernas o las que necesitas enrollar tres toallas para mantener el cuello en buena posición. Estas son las 5 bañeras que más me han gustado a lo largo de mis últimos viajes donde la relajación es una cosa muy seria.

1. Room Mate Óscar, Madrid (http://oscar.room-matehotels.com/): un hotel sexy merece una bañera a la altura. Y por supuesto, la tiene. La bañera se encuentra en la suite, a casi los pies de la cama, no en el baño, y cuenta con unas excepcionales vistas al cielo de Madrid. Se trata de un dormitorio y un salón en una sola estancia, pero es que además de la bañera, la habitación también cuenta con una magnífica terraza desde la que se accede desde varios puntos (hasta la ducha tiene acceso directo a la terraza). Una bañera para recordar.

Room Mate Oscar-Madrid

2. Hotel Splendido, Portofino (http://www.belmond.com/es/hotel-splendido-portofino/): cierto es que todos los hoteles de la cadena Belmond que yo he visitado pueden presumir de tener buenas bañeras en sus habitaciones (hasta la doble estándar la tiene), pero como este ha sido el último, me centro en él. ¿Lo mejor? además de una bañera de tamaño más que considerable, ponen a tu disposición 1001 amenities para propiciar la relajación. Saquitos perfumados de Bulgari que se deshacen bajo el agua caliente, un tarro repleto de sales con aroma de jazmín, jaboncitos… Todo un lujo, claro.

Splendido Portofino

3. Hotel Atrio, Cáceres (http://restauranteatrio.com/): quienes seguís mis periplos en redes sociales, sabéis que visité Cáceres hace unas semanas, destino que, por cierto, recomiendo encarecidamente, y no solo porque en él se encuentra una de las mejores bañeras de hotel que he visitado, sino porque también se encuentra uno de los mejores restaurantes de los mejores hoteles, Atrio, y de las mejores experiencias que se pueden vivir. Y sí, la tercera bañera donde nos sumergimos tiene un aire nórdico (como toda la decoración del hotel), que invita a la relajación. Sin duda, una de esas bañeras (y de esos viajes) que te hacen muy muy feliz.

Hotel Atrio Cáceres

4. Palacio Belmonte, Lisboa (http://palaciobelmonte.com/): celebré mi 34 cumpleaños, hace poco más de un mes, en este maravilloso hotel con encanto de Lisboa. El hotel en sí es como dormir en una obra de arte, y verdaderamente me cuesta centrarme sólo en su bañera cuando se podrían contar tantas y tantas historias sobre este histórico alojamiento. Así que como habrá tiempo para hacerlo, me centro ahora en decir que entre los 90m2 de los que disponía mi suite (me alojé en la Ricardo Reis), la bañera contaba, además, con unas impresionantes vistas al Tajo, como desde prácticamente cualquier punto de la habitación. Sencillamente alucinante.

palacio-belmonte

5. Hotel Shangri-La, París (http://www.shangri-la.com/paris/shangrila/): una bañera con vistas a la Torre Eiffel. La verdad es que podría terminar en este punto este párrafo porque, ¿alguien necesita más explicaciones que esta para considerar su bañera como una de las mejores? Bueno, por si acaso también añadiré que se trataba de una bañera con mucho estilo, esto es París, qué esperabais, y que además, al igual que con los hoteles Belmond, en Shangri-La se toman muy en serio el tema de la relajación durante el baño, y por eso ponen a tu disposición todo tipo de amenities de L’Occitane. Un baño con vistas a la Torre Eiffel que, encima, tiene olor a la Provenza, ¡por si fuera poco!

Shangri-La-Hotel-Paris

Share


04 mayo 15

Madrid de lujo: una estancia en el Ritz y una cena en Zalacaín

Siempre es un placer viajar a Madrid. La ciudad donde residí durante 7 intensos años es uno de los destinos a donde siempre me encanta escaparme. Y da igual que no haya nada nuevo (aunque no nos engañemos, siempre lo hay), los clásicos de Madrid son suficiente atractivo para preparar la maleta y montar un viaje. Y precisamente son esos clásicos los que me sirvieron hace un par de semanas como la perfecta excusa para volver a Madrid.

Hotel Ritz-BlogBonvoyage

Una estancia en el hotel Ritz by Belmond: es la leyenda. No había estado alojada nunca, pero desde luego ganas no me faltaban. En la etapa en la que vivía en Te del Ritz-BlogBonvoyageMadrid solía acudir a este hotel de lujo a ruedas de prensa o a alguna entrevista y siempre pensaba en la experiencia que debía suponer dormir entre sus históricos muros. Ahora ya lo sé. El mítico hotel Ritz fue construido en 1910 según los deseos del Rey Alfonso XIII, estableciendo a Madrid como una de las grandes ciudades europeas. El Ritz es mucho más que un hotel, es un trozo de historia ubicado en el ‘Triángulo de oro’ que desde su inauguración ha dado la bienvenida a las más importantes casas aristocráticas, altos mandatarios, celebrities, etc. Sus restaurantes y sus bares son aún hoy punto de reunión habitual de la alta sociedad española, así como su brunch del domingo, una cita imprescindible para cualquier foodie que se precie. Alfombras magníficas tejidas a mano, muebles de época, ropa de cama bordada, elegantes baños de mármol y unas vistas de infarto al Museo del Prado y a los tejados de Madrid (¡cómo son de bonitos los tejados de la capital!), así era mi habitación en el hotel Ritz. Me dieron la bienvenida con una botella de vino tinto y un plato de deliciosa cecina; me acuerdo perfectamente porque aplaudo este tipo de recibimientos, el champán nos gusta a todos, pero mostremos algo más nuestro que para eso estamos en España. Dormí, claro, como una reina y disfruté muchísimo de la enorme bañera de mi baño, perfecta para relajarse tras una jornada maratoniana por la capital.

Suite-Hotel Ritz-BlogBonvoyageHay dos planes –además de dormir-, que uno no debería perderse en el hotel Ritz. Uno de ellos es su tradicional brunch del  domingo (y hay que pedir casi obligatoriamente sus riquísimos Huevos Benedict) y el otro es el té de la tarde (de 16 a 20h), donde podrás disfrutar de una selección de sándwiches, pastas y bollos ingleses acompañados por relajantes melodías de fondo interpretadas al piano, el arpa o la guitarra clásica española. Tan elegante, tan Ritz… que nadie echará de menos Londres.

Una cena en Zalacaín: hay restaurantes míticos en Madrid y luego está Zalacaín. El secreto está, claro, en Restaurante Zalacain-BlogBonvoyagecómo hayas sabido envejecer. En el caso de este clásico restaurante madrileño en escena desde hace más de 40 años, no tenemos nada que objetar (si acaso el hecho de que cenar con corbata obligatoriamente ya esté un poco demodé), pero como aquí hemos venido a comer, y a comer muy bien, me ciño al excelente paseo gastronómico del que disfruté en Zalacaín, con platos perfectamente ejecutados por su jefe de cocina, Juan Antonio Medina Gálvez. La carta es muy amplia, desde luego que tienes mucho donde elegir, aunque los clásicos del restaurante son siempre un must: la lasagna de boletus edulis y foie, el muslo de pato guisado, la manita de cerdo rellena, las ensaladas de langostinos y bogavante, etc. Aunque si prefieres innovar, déjate guiar por los sabios consejos de Carmelo Pérez Valdunciel, quien, bajo una dirección impecable, siempre da en el clavo: conmigo lo hizo animándome a probar su steak tartar (sublime) y, cómo no -aunque yo no sea muy de dulces-, su tradicional postre, el volcán de chocolate a las cuatro especias con helado de pistacho.

Restaurante Zalacain2-BlogBonvoyage

Una cita en Zalacaín es siempre un buen plan y, aunque desprovisto hoy de la última estrella Michelin que le quedaba (Zalacaín fue el primer restaurante español en obtener tres estrellas Michelin en 1987), no debería ser este gesto en ningún caso una excusa para dejar de visitarlo. Símbolo de celebración, de ocasiones especiales, del buen comer, lo que más destacaría de este lujoso restaurante madrileño es que ha sabido mantenerse fiel a su seña de identidad, dejando a un lado modas y tendencias.

Igualito que (mi) Madrid.

Share


12 marzo 15

Una de cruceros: navegando se vive mejor

Con lo mucho que me gusta el mar y con lo mucho que me gusta navegar, tengo que confesar que los cruceros nunca han sido mi fuerte. No soy una viajera de masas, así que nunca me ha seducido demasiado la idea de encerrarme en un barco enorme con turnos para las comidas y peleas por poder tumbarme en una hamaca. No tengo nada en contra, pero no es mi ideal de viaje. No me gustan las listas de espera.

Costa_neoRiviera_Bon voyage3

A pesar de esto, 2014 fue el año de los cruceros para mí, ya que fue el año en el que decidí probar dos de ellos, y aunque muy diferentes entre sí, ambos satisficieron mis gustos. Él último de ellos fue a bordo del neoRiviera (http://www.costacruceros.es/e/costa_neoriviera.html), perteneciente a Costa Cruceros. Fue una travesía corta que salía desde Barcelona y desembarcaba en Salerno, en total fueron unos 5 días a bordo con 2 escalas, una en Sicilia y la otra en Malta. Costa Cruceros ha puesto muchas ganas, y mucho cariño, a la hora de comercializar esta nueva forma de viajar en crucero bajo su marca neoCollection, que no es otra cosa que tratar de adaptarse a una tipología de viajero que, como yo, huye un poco de las masas, busca un trato más personalizado y se toma los viajes con calma. La principal característica de la neoCollection es, además, el hecho de apostar por destinos más exclusivos, fuera de los tradicionales circuitos de cruceros, y a lo que se suma que el tiempo que dura la escala en dichos destinos sea mayor para dejar las prisas a un lado. Aquí hemos venido a disfrutar.

Costa_neoRiviera_Bon voyageComo os decía, mis escalas fueron Sicilia y Malta. La primera la conozco de sobra, porque además es uno de mis destinos preferidos y a donde procuro escaparme cada año al menos 2 ó 3 días para desconectar. Aún así, a pesar de que he viajado bastantes veces, la escala del neoRiviera me sirvió para descubrir una parte desconocida de Sicilia, la Reserva natural dello Zingaro, un impresionante rincón virgen perfecto para hacer rutas (los tacones mejor dejarlos en el camarote) y visitar algunas de las calas más bonitas de Sicilia, con ese agua cristalina tan tradicional del Mediterráneo. De la segunda, de Malta, a pesar de que fueron casi 12 horas de tiempo libre, solo pude conocer su capital Valletta, donde además pude pasármelo así de bien.

Costa_neoRiviera_Bon voyage2El resto de días a bordo fueron de navegación. A ver, no nos engañemos, el barco es grande. Son 624 camarotes, de los cuales 94 son suites, todas con balcón privado. Pero la sensación no es de estar en un parque temático (no hay ruido y luces por doquier), nunca pierdes el sentido de navegación, de estar en un barco. Esa es, para mí, la parte positiva. Sobre mi camarote, yo estuve alojada en un exterior Premium, de más o menos 13m² y por supuesto ventana. Como comentaba, mi experiencia en cruceros no es extensa, así que no puedo comparar mucho, pero salvo el baño –un poco pequeño- y el reducido espacio para guardar los zapatos (tal vez no se necesiten 10 pares de zapatos para 5 días de crucero, pero esta es otra historia), el resto, muy cómodo, sobre todo sus camas, los colchones y las almohadas son sencillamente sensacionales y eso es de agradecer.

Costa_neoRiviera_Bon voyage4Puntos a destacar: tanto en mi caso, como en el del resto de compañeros con los que compartí la experiencia, me quedo con la gastronomía a bordo. Siempre pienso que ofrecer una gastronomía de calidad a tanta gente sin bajar un ápice la calidad debe ser difícil, pero en el caso del neoRiviera confirmo que lo bordan. ¿Lo mejor? Compran el producto fresco y típico de los lugares donde se hacen las escalas y diseñan menús gourmet típicos de la región preparados en colaboración con la Universidad de las Ciencias Gastronómicas de Pollenzo.

Resulta raro afirmar que a bordo de un barco de más de 600 camarotes he probado algunos de los mejores platos de pasta de mi vida (¡y de pasta, encima!), pero así fue. Por supuesto aplaudo igualmente su selección de vinos, avalada por la Asociación Italiana de Sumilleres y aplaudo de igual manera que no haya turnos para comer o cenar, el horario es completamente flexible (y qué peligro, porque claro, al final te pasas el día comiendo). Menos mal que tiene un espectacular gimnasio en la popa del barco con unas estupendas cintas de correr. Y sinceramente, aunque no vayas a utilizas, bien merece la pena que te dejes caer solo para contemplar sus vistas, tiene una ubicación privilegiada en el barco. Al igual que la tiene su Spa, con productos de la firma británica Elemis. La carta de tratamientos y masajes no está incluida en el precio que pagas por el crucero, pero merece la pena, y mucho, darse un relajante masaje solo por tumbarse en esa camilla con vistas al infinito; esta es una de las mejores experiencias que me llevo de este viaje, sumada a la de la permanente sensación de libertad que me produce navegar.

¿Será 2015 otro año de cruceros? Veremos.

Share


24 febrero 15

¿Miedo a volar? Esta es mi experiencia

No me gusta mucho volar. Pero tengo que volar y hacerlo con bastante (mucha) frecuencia. Los vuelos largos me gustan más que los vuelos cortos (¡!), el momento del despegue siempre me inquieta y el aterrizaje me hace muy feliz porque obviamente, ya estoy en destino. Entre medias y dependiendo de la duración del vuelo, una peli, una playlist (Música para VOLAR) creada específicamente para hacerme volar, una copa de Chardonnay o el cansancio acumulado hacen que me entretenga y la verdad, salvo que haya turbulencias –y sí, siempre las hay-, puedo decir que, ahora, hasta disfruto volando.

Alpes-BlogBonvoyage¿Cómo empezó esta inseguridad al volar? Pues no sabría qué decir, creo que nunca me ha gustado demasiado coger aviones (y ojo porque la aviación me encanta), pero como siempre he tenido que hacerlo… Luego, tras caer un rayo en el avión aterrizando en Costa Rica, experimentar fuertes turbulencias cruzando el Atlántico, un despegue te-rri-ble regresando a Barcelona desde Ámsterdam (de esos en los que la gente grita y se santigua; el horror) y alguna que otra anécdota más (no pienso mencionar la contaminación mediática a la que nos hemos sometido en 2014), hicieron que me volviera, si no más miedosa, sí más insegura (más de un 25% de la población que viaja en avión tiene algún tipo de miedo a volar y la fobia supera el 5%). Así que hace poco más de un mes decidí apuntarme a uno de los cursos para superar el miedo a volar que existen y me decanté por el de Air Europa (www.perdiendoelmiedoavolar.com) que está dirigido por uno de sus comandantes, Alfonso de Bertodano, psicólogo y #aerotrastornado total (sólo es necesario seguir su cuenta de Twitter, @alf_bertodano), a quien tuve la oportunidad de conocer previamente en una entrevista sobre fobias y miedos para otro medio (y en dicha entrevista salieron a relucir los míos). Me animó a hacer el curso y eso hice.

VolarTe estarás preguntando si verdaderamente estos cursos funcionan. Si en apenas 48horas se pueden disuadir años de pánico, si es posible (re)aprender un comportamiento… Pues sí, funcionan. Supongo que no existen dos miedos iguales, así que por eso mismo supongo que mi respuesta no es extensiva a todo el mundo, pero a mí me ha funcionado por el simple hecho de que he conseguido mi objetivo: ya que tengo que pasar tantas horas en el aire, al menos disfrutarlas. Y hombre, obviamente prefiero estar de cañas con mis amigos, pero puedo asegurar que no estoy tan inquieta como antes. Ni que decir tiene que debes poner mucho de tu parte, aprender a gestionar tu ansiedad y ser consciente de que “el modo en el que pienso afecta al modo en el que siento”. Como en la vida misma, vaya. El curso consiste en la enseñanza de unos conocimientos esenciales sobre aviación (¿sabías que un avión solo necesita velocidad + aire + alas para volar?) y unas técnicas psicológicas que permiten el control y la reducción de la ansiedad hasta un nivel que hacen que volar sea posible llegando en muchos casos hasta desaparecer. Para ello, un equipo con pilotos, psicólogos, técnicos de mantenimiento, auxiliares de vuelo y controladores aéreos te acompaña durante los días del curso, te cuenta de qué va su trabajo, lo desmitifican, hablan de las medidas de seguridad, etc., algo fundamental para aquellas personas que no están muy familiarizadas con la aviación. Aluciné cuando me enteré de que a estos cursos acude gente que tal vez no ha volado en 10 años o que ha renunciado a una carrera profesional por no volar. Y alucino aún más cuando ahora les veo volando.

Bertodano lo tiene claro a la hora de aconsejar a alguien cómo gestionar su pánico a volar: “es importante que elimine toda la ansiedad añadida al vuelo. Evitar trabajos estresantes los días de antes, los conflictos, no llegar con prisas al aeropuerto, embarcar en último lugar cuando la pasarela esté ya vacía y, sobre todo, comunicárselo a la tripulación auxiliar a la entrada del avión. Saben cómo ayudarle y estarán más pendientes de su estado y sus necesidades.”

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9JziR9HQGNU[/youtube]

Pues lo dicho, buen vuelo.

Share


02 febrero 15

Bares de altura donde brindar a vista de pájaro

Ingredientes seleccionados, bebidas espirituosas y mucho arte. Si a estos tres factores le sumamos una situación privilegiada, ya tenemos el cóctel perfecto. Hoy recorremos tres bares de altura desde donde degustar un rico cóctel con la ciudad a nuestros pies. Bangkok, Hong Kong o Manchester son tres de ellas. ¡Salud!

Sirocco y Sky Bar en Bangkok

Creo que hasta me mareé cuando se me ocurrió asomarme al abismo de más de 250 metros de altura mientras me preparaban un Cosmopolitan en la barra del Sky Bar en el hotel Lebua de Bangkok. Recuerdo que acababa de cenar en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad, Sirocco -www.lebua.com-, situado a pocos metros de la barra, y tocaba tomarse el postre en la terraza al aire libre más fotografiada de Bangkok y una de las más altas del mundo. Así que tras degustar el mejor pato que he tomado en mi vida y algunos de los famosos dulces del pastelero Gilles Delaloy, puse a prueba mi adrenalina y avancé, no sin que me temblaran hasta los tacones, hacia la colorida barra del Sky Bar. Aquí lo mejor es, sencillamente, observar. La inmensidad, las luces, la vida nocturna de la ciudad completamente a tus pies. Desde luego fue una experiencia inolvidable, sobre todo para una persona con mucho vértigo como yo.

Ozone-Ritz Carlton Hong Kong

De Bangkok a Hong Kong rozando el cielo con las manos, la coctelera está preparada en Ozone, la azotea del hotel Ritz Carlton. Es moderna, cosmopolita y cuenta, como para no, con unas más que privilegiadas vistas de la bahía Victoria. No apta para cardíacos, se ubica en la planta 118 del hotel y es uno de los rincones creados para ver y ser vistos en Hong Kong. Entre sus cócteles encuentras creaciones exclusivas, como todo por aquí, como el Aria 118 o el Champán Mojito. Mereció la pena subir hasta aquí para degustarlos y también para picotear algunas de sus tapas asiáticas, como los calamares crujientes con albahaca. Por si fuera poco, los domingos también sirven brunch. Ozone es una delicia que me recomendó Sergi Arola cuando organizaba mi viaje a Hong Kong y es verdaderamente un must en la ciudad.

Cloud 23 - Copas en Manchester

Y como desde luego no hay dos sin tres, regresamos a Europa en busca de los mejores cócteles de altura. Yo encontré un buen lugar en Manchester y su nombre es Cloud 23 -www.cloud23bar.com-. Con la ciudad a vista de pájaro y preparados para recibir a su cosmopolita clientela, en Cloud 23 se pueden degustar ricos combinados como el Hemingway Daiquiri, aunque este es solo uno de su extensísima carta de bebidas donde el Cosmopolitan es el rey. Este local en Manchester no es un sitio de copas y música a todo volumen, aquí el ambiente es relajado, en consonancia con su decoración, y se puede charlar y picotear una, por ejemplo, rica selección de quesos locales. Ocupa parte de la planta 23 del hotel Hilton Manchester -www3.hilton.com- que es, por cierto, una buena opción para descansar en la ciudad.

Share


30 diciembre 14

Y tú, ¿a dónde viajarás en 2015?

2015 será un año viajero, de esto no cabe duda. Así lo pude comprobar ayer mientras tomaba algo con mis amigos en Barcelona, donde me di cuenta de que casi todos tienen ya planes de viaje para este año que comienza en unas horas. Por mi parte también tengo mis planes viajeros, claro, y no serán pocos. 2015 será el año de regresar a lugares donde he sido feliz (nunca he entendido el punto de vista de gente que no quiere repetir destinos) y de probar otros nuevos, por supuesto. Esto serán algunos de mis destinos en 2015.

Rovaniemi

Laponia finlandesa: a finales de enero viajaré al norte del Norte. Hasta Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa. Pasaré frío, ¡eso espero!, pero creo que este nuevo escenario de naturaleza blanca y condiciones extremas me hará sentir, si cabe, aún un poco más libre. De momento no tengo el programa de actividades, aunque dormir en un iglú de cristal será uno de mis imprescindibles en destino.

Australia

Regresar a Australia: un viaje que tuve que posponer este año y que espero por fin poder realizar en primavera. 20 espléndidos días recorriendo uno de los destinos más impresionantes en los que he estado. Mucha gente me ha preguntado qué fue lo que me conquistó de Australia y la verdad es que es algo bien diferente a lo me ha dado cualquier otro destino. Es, por encima de un legado que visitar (por ejemplo Camboya) o una deliciosa gastronomía que probar (por ejemplo Perú), Australia es sobre todo un estilo de vida. Un lugar donde ser feliz de esos a los que este año toca regresar.

Tokio

Japón por mi cumpleaños: los que llevan años leyendo Bon voyage-Blog de viajes, sabrán que me gusta despertar el día de mi cumpleaños en cualquier parte del mundo. Chicago, Pekín, París, Nueva York… y este año, será en Japón. Aún no sé exactamente en qué punto despertaré de este exótico destino que llevo años queriendo visitar, pero lo que es seguro que en mayo estaré allá comiendo rico sushi, brindando con sake  y cantando en algún karaoke (o en el lujoso bar del Park Hyatt de Tokyo) por un año más repleto de viajes y buenos lectores como vosotros.

Por el camino y aprovechando la temporada de esquí, visitaré estaciones como Baqueira Beret, Verbier o la francesa Megève, algunas de mis preferidas para practicar mi deporte favorito. Este año la nieve ha llegado tarde pero tras las intensas nevadas de estos últimos días, parece que las estaciones están al 100% y con nieve recién caída, ¡eso sí que es un lujo!

¡Feliz 2015 y felices viajes!

Share


28 noviembre 14

Las 5 mejores habitaciones de hotel de 2014

Se acerca diciembre y comenzamos con los rankings. Y lo que me gustan. Si el año pasado diseccionaba aquí cuáles habían sido las mejores habitaciones de hotel de 2013, este año no iba a ser menos. La verdad es que me gusta volver la vista atrás y comenzar a recordar viajes que parecen muy lejanos pero de los que guardo un gran recuerdo. Así pues, de enero a noviembre, estas han sido las mejores habitaciones en las que me he alojado en 2014.

Belmond Hotel Du Palais, Biarritz: recuerdo este hotel por muchas cosas buenas. Su ubicación, su gastronomía, sus amplísimas estancias, la fascinante arquitectura circular de su restaurante… pero sobre todo, lo recuerdo por haber sido una de las habitaciones más especiales en las que me he alojado. Fue la Suite Imperial Sissi Emperatriz y por supuesto la habitación estaba más que a la altura. Además de grande, cómoda y con unas vistas excepcionales, recuerdo su enorme bañera donde disfrutar, al atardecer, de un excelente baño relajante.

Biarritz
Hotel Excelsior, Roma
: un imponente palacio ubicado en una de las calles más importantes de Roma, la Vía Veneto. De este hotel de lujo en Roma llaman la atención muchas cosas, pero es su impresionante cúpula la que se lleva todo el protagonismo. Lo mejor de mi habitación, que desgraciadamente no fue la que ocupa la cúpula, fue esa mezcla entre tradición y modernidad que tanto me gusta de los hoteles. Es chula, pero es práctica, y además, bonita. A destacar, su cama, una de las ‘camas divinas’, sello de la casa Westin.

roma

Hotel María Cristina, San Sebastián: lo de dormir en el ‘María Cristina’ fue casi un sueño hecho realidad. Un hotel mítico, bonito, cuidado, lujoso y con todo lo que el huésped necesita para sentirse bien, que es de lo que se trata, ¿no? Me encantó la supermullida moqueta, la cama, ¡oh, la cama! y las 1001 comodidades que te puedas imaginar. Mi habitación había sido ocupaba varias semanas antes por Penélope Cruz, así que como os podréis imaginar, era todo como muy de estrella, como no podía ser menos en esta ciudad de cine.

SS

Hotel Cour des Lodges, Lyon: lo primero de todo es confirmar que Lyon ha sido todo un descubrimiento para mí y aún no entiendo cómo he tardado tanto tiempo en descubrir una ciudad tan bonita y agradable. Programé este viaje, además, para conocer el hotel Cour des Lodges, y desde luego ni el hotel ni la ciudad decepcionaron. El hotel es una monería, ubicada en el casco antiguo, donde incluso se conservan escaleras del siglo X. Mi habitación no era muy grande, pero no podía ser más especial, plagada de antigüedades y con el romanticismo que aporta alojarse en el torreón del edificio. Un lujo, vamos.

Lyon

Belmond Hotel Cipriani, Venecia: me hacen falta palabras para describir lo que significa dormir entre telas de Fortuny y lámparas de cristal de Murano. Con eso, y con unas excepcionales vistas de la laguna de Venecia donde cada día la puesta de sol era todo un espectáculo. Este hotel, uno de los más lujosos –pero ese lujo discreto- y especiales del mundo, ofrece habitaciones a su altura, claro. ¿Pero qué se podría esperar del hotel que es como la segunda casa de George Clooney? Pues eso.

Venecia

Share


05 noviembre 14

Mi pasión colombiana: Cartagena de Indias

Hace ya un par de años que visité uno de los destinos que más me ha fascinado de todos mis viajes, Cartagena de Indias. Esta perla colombiana es un maravilloso rincón, no diré desconocido porque realmente no lo es, pero que de momento no es tan popular en España. Si algún día desaparezco, buscadme en el caribe colombiano, en los más de  2.000 kilómetros de costa que aglutina más de 300 playas, aguas cristalinas, ricos fondos marinos y hoteles donde desconectar hasta de uno mismo. ¿Me acompañas?

Calles de Cartagena en Bon voyageNo es de extrañar que cuando los conquistadores españoles llegaron a Cartagena de Indias en el año 1533, lo hicieran para quedarse. De ubicación y belleza excepcionales, esta joya de la arquitectura colonial es hoy la ciudad más turística de Colombia (y no diré la más bonita porque aún me queda mucho por descubrir de este sorprendente país). Así que de momento no me pronuncio pero sigo hablando sobre todo de lo que se puede encontrar en aquí.

Cartagena es un museo al aire libre protegido por los más de 10 kilómetros de muralla y fuertes, vestigio de un pasado militar que velaba por la protección de la ciudad de los incontables ataques. Hoy, turistas y locales disfrutan de la algarabía de colores azules, amarillos y rojizos que visten las fachadas de su colonial arquitectura. También lo hacen recorriendo lugares como el Portal de los Escribanos, la plaza de Santo Domingo, el Portal de los Dulces (donde encontrar ricos postres en puestos ambulantes) o el parque de Bolívar, lugares imprescindibles que visitar, además de la casa de García Márquez, construida por el arquitecto más famoso de Colombia, Rogelio Salmona.Casa Pestagua hotel en cartagena

Recuerdo que aterricé en Cartagena para una estancia de 3 días y tras enamorarme perdidamente de las estrechas callejuelas de la Ciudad Vieja, acordé conmigo misma quedarme casi una semana inmersa en un festival criollo de sabores, decoraciones florales y las elegantes mansiones que hoy acogen entre sus gruesos muros de piedra pequeños hoteles con mucho encanto y elegantes restaurantes.

Dónde alojarse en Cartagena de Indias: en Cartagena hay muchas cosas bonitas, pero es que sus hoteles son lo más. Uno de los mejores ejemplos es Casa Pestagua (www.hotelboutiquecasapestagua.com),  de los más representativos de la ciudad. Solo tiene 11 espaciosas habitaciones y una piscina que hipnotiza. Todo un remanso de paz con aires tropicales que convierten a este precioso hotel en Cartagena en un verdadero oasis caribeño. Y ojo porque además aquí puedes desayunar las mejores arepas de la ciudad.

Arepas en cartagena de indiasDónde comer en Cartagena de Indias: la clara apuesta de la ciudad por un turismo de calidad también incluye la buena gastronomía, por eso es de recibo reservar mesa (e ir con hambre por favor) en restaurantes como  8-18 (www.restaurante8-18.com), Don Juan o La Vitrola. Deliciosos platos con una interesante base de pescados y mariscos frescos que pondrá en serio peligro tu dieta. Aunque como una vez aquí no merece la pena privarse de nada, lo mejor que se puede hacer para quemar los excesos de la cena es, mojito en mano, moviendo las caderas en el mítico Café Havana (www.cafehavanacartagena.com), fuera de las murallas de la Ciudad Vieja, en el corazón del barrio de Getsemaní. Atención también a los puestos de comida callejera donde comer ricas, auténticas y calóricas arepas como las de la foto :-) ¡Mi auténtica pasión colombiana!

 

Share


29 octubre 14

Viaje a Malta: 24 horas en Valletta

Viaje a Malta-BlogBonvoyageLa semana pasada tuve la oportunidad de, ¡por fin!, visitar Malta. Lo hice gracias a que el itinerario de mi crucero por el Mediterráneo hacía escala en este bonito país, aunque de esto ya os hablaré la próxima semana y os contaré todos los detalles. Es cierto que en poco menos de 24 horas realmente no tuve tiempo de conocer esta preciosa isla del Mediterráneo (en la que por cierto también se encontraban Brad Pitt y Angelina Jolie rodando), pero sí que lo tuve de empaparme, y mucho, de su capital, Valletta. Tengo además una íntima amiga que lleva viviendo en la isla desde hace 4 años (¡hola Bea!), así que no pude buscarme una mejor guía que ella para descubrir los encantos, que no son pocos, de esta histórica ciudad, justa merecedora del título de Capital Europea de la Cultura 2018.

Valletta es, desde luego, el lugar idóneo desde el que poder adentrarse en la atractiva historia de este archipiélago, con monumentos tan fascinantes como la Concatedral de San Juan donde verás “La decapitación de San Juan”, la obra más importante del renombrado pintor italiano Caravaggio. Aunque para mí la verdadera joya de la ciudad es el Teatro Manoel, muy siglo XVIII, y un lugar tan mágico como pequeño que ostenta el privilegio de ser el tercer teatro más antiguo de Europa que sigue en funcionamiento hoy día. Acércate a verlo aunque solo sea por entrar en su patio de butacas, parece un teatro de juguete.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 2En la Rocca Piccola, una casa-palacio que data de 1850, puedes regresar al pasado y a la forma de vida de antaño, además cuenta con un refugio utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. El Malta Siege Bell pretende honrar a las 7.000 víctimas maltesas de la Segunda Guerra Mundial, lo que representa una pequeña y fiel muestra de la actitud de los malteses, que de guerras saben un rato.

No te pierdas la vieja puerta de acceso a la ciudad,  recuperada por el arquitecto y ganador del Premio Pritzker, Renzo Piano, con el proyecto City Gate. Resulta especialmente significativa la recuperación de esta puerta de la ciudad, todo un símbolo maltés. Además, está conectada al foso que la rodea a través de una escalera y tiene un ascensor panorámico -abstenerse quienes padezcan de vértigo-, para visualizarla desde las alturas. El ascensor, dicho sea de paso, resulta un fantástico comodín para evitar las empinadas cuestas de subida a la ciudad al módico precio de 1€ el trayecto de subida y bajada.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 3No sé vosotros, pero yo después de tanta historia y tanta belleza necesito un respiro. En Valletta esto se soluciona sentándose en cualquiera de sus populares terrazas -como la del Café Cordina (donde un cheescake cuesta 0,60€) y es el más antiguo de la ciudad- o tan solo contemplando las hermosas vistas desde el Gran Puerto, donde se identifican perfectamente las “tres ciudades” (Senglea, Conspiscua y Vittoriosa). De Valletta, además, destacaría sus decadentes locales y letreros (¡tengo mil fotos de rótulos y carteles de tiendas!) y sus muros y fachadas de piedras doradas, que todavía aportan un mayor valor histórico a la ciudad.

Reconozco que me sentí bien en Malta. Fue como dar un paso atrás en el tiempo en un destino que encara el futuro con muchas ganas de hacer las cosas bien. Y se nota.

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer